sábado, 31 de marzo de 2018

LA MADRE Y LA MUERTE/ LA PARTIDA



Editor: Fondo Cultura Economica (4 de julio de 2016)
Tapa dura: 64 páginas
Autores: Alberto Laiseca/ Alberto Chimal
Ilustrador:  Nicolás Arispe
Colección: A La Orilla Del Viento
ISBN-10: 6071629292









“Toda montaña sabe que si la muerte quiere
puede desgastarla y desaparecerla en un segundo.”
Laiseca



Veo al par de Madres, la oscuridad que las ronda, la crueldad que las abraza en sus reflejos… Siempre que termino esta obra siento que se me oprime el pecho, como si caminando estuviera la Pesadilla de Heinrich Füssli.

Esta narración gráfica tiene dos caras, por una, la Muerte va transitando en su campaña como un temible soldado – La Madre y La Muerte de Alberto Laiseca– por la otra, una calavera infantil se sienta estática mientras es fotografiada – La Partida de Alberto Chimal–. Estas dos obras poseen la misma temática, similar ironía oscura de ese ser ineludible, también al mismo ilustrador, Nicolás Arispe.

Laiseca en su incomparable forma de relatar, fina por el tiempo como un jacarandá estacionado de luthier, nos lleva a la orilla del río Rin enorme, profundo, tempestuoso. Cerca al río hay una madre solitaria viviendo en una vieja cabaña, allí protegerá a su hijo hasta de la mismísima muerte. Acompáñala en su oscuro y fatal camino. Esta obra es una adaptación de un cuento Christian Andersen “Historia de una madre” aunque prefiero inclinarme a pensar que es anónimo y alemán – ciertamente esto solo lo sabrá el Rin–. Este relato que se supone es infantil (esta etiqueta no debe engañar a ningún lector como en toda buena obra) te hará sentir ese extraño acontecimiento ineludible, cuando viene la muerte y toca la puerta.


En LA PARTIDA, admiro como el autor encuentra el origen de la tristeza. Esta obra comienza cuando una Madre ve morir en un temblor espantoso a su pequeño hijo. La ciudad de Appa queda demolida al igual que la Madre, aferrada a los restos de su hijito muerto, esta no se resigna y le ruega a los dioses, ellos responden a sus ruegos con el peso de la ironía. En este relato observarás el cambio gradual de la alegría, al terror absoluto.


Las ilustraciones de Nicolás Arispe son de una calidad prodigiosa: desoladoras, genera un ambiente oscuro y enigmático, estas se encargan de mantener un hilo de gran opresión hasta el último momento. Las gráficas invitan a observar cada detalle, cada símbolo, son bastante inquietantes y logran entreverar muy bien las obras, haciéndolas indisolubles. Las magníficas ilustraciones de Arispe hacen recordar los libros de Edward Gorey esto a mi entender evidencia la gran técnica de su obra.

Nota curiosa

En relato de Laiseca cuando la Muerte llega a su casa con el niño en brazos cruza un arco que dice SPES ALTERA VITAE, arriba de esta frase latina se encuentra una estatua alegórica a la muerte. La frase y la estatua se inspiran en una antigua capilla de Amsterdam llamada Sint Olofskapel. Este detalle crea en mí una duda como la de: ¿cuánto se arrastró la pobre Madre con su único brazo.?


Por
Alan Sigma


2 comentarios:

  1. ¡Me encantan las ilustraciones!
    Creo que es una obra con mucho talento, para mí un poco oscura pero no le quita mérito.
    ¡Muy buena reseña!
    Un saludo!

    ResponderEliminar

La naturaleza lo hace por nosotros

La naturaleza lo hace por nosotros Por Carlos Pérez Para temer por nuestras vidas, no hace falta que un espectro sob...